El oligopolio de la contaminación visual


2019-02-13  | 
|  Compartir en:

“Sí, sí existen ilegalidades en la instalación de la publicidad exterior”, reconoció Ricardo Escoto, dueño de la empresa Publicidad Rentable, S.A. de C.V. El también apodado Zar de los espectaculares, aseguró, en entrevista para Rindecuentas.org, haber denunciado el hecho ante las autoridades de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (SEDUVI) de la Ciudad de México en repetidas ocasiones y jamás haber obtenido respuesta. La expansión de la sobredosis visual continúa ganando terreno.

Los artífices de esta sobredosis son: Publicidad Rentable, S.A. de C.V., de Ricardo Escoto Núñez1, acusado de favoritismos con la administración de Marcelo Ebrard -y desmentido por él mismo en entrevista para este medio de comunicación-; Vendor Publicidad Exterior, S. de R.L. de C.V., de Carlos Slim Helú, el magnate mexicano señalado en el escándalo de los Panama Papers2; y Anuncios Técnicos Moctezuma, S.A de C.V. (también conocida como ATM) del empresario Francisco Rodríguez Rangel, alias el suegro espectacular, quien declaró públicamente que: “Si sus vallas de publicidad no tienen licencia, es porque el gobierno no las da”3.

Según el sistema informático para la gestión de anuncios, las tres empresas mencionadas poseen el 42% de los 2,353 registros en la CDMX4. Según lo expresado por Ricardo Escoto, tan sólo su empresa posee 383 anuncios instalados y, según sus declaraciones, llegó a tener 1,200 registros. La empresa de Slim Helú, Vendor, obtuvo sin licitar más de 21 millones de pesos por contratos de publicidad entre 2008 y 2013.

El propietario de Publicidad Rentable también aclaró que dicho sistema informático para la gestión anuncios es un acuerdo voluntario al que se sujetan conforme a lo estipulado en las reuniones de reordenamiento territorial, e implica la firma de un convenio para no instalar nuevos anuncios. Aseguró que su empresa ha cumplido con estos acuerdos en su totalidad.

Problemas de competencia

Existe una disputa entre los empresarios que dominan el mercado. Ricardo Escoto Nuñez de Publicidad Rentable, S.A. de C.V. fue acusado en 2016 de recibir favores cuando Marcelo Ebrard era el jefe de gobierno de la capital; los señalamientos fueron realizados por el empresario Francisco Rodríguez Rangel de ATM.

“Felipe Leal, exsecretario de SEDUVI durante la administración de Marcelo Ebrard pareció interesado en de verdad reordenar la actividad de la industria del exterior en el D.F (CDMX). Pero poco después demostró un clarísimo favoritismo por Publicidad Rentable y Ricardo Escoto (…) Se suponía que en el Periférico Sur en el tramo comprendido de Viaducto a San Jerónimo, de ida y vuelta, se colocarían sólo 80 estructuras conforme a los acuerdos respectivos a la reordenación, entre el gobierno y los industriales. Sólo que al final, las autoridades añadieron otras 40 estructuras que nunca estuvieron en los mencionados acuerdos y que se le entregaron a Publicidad Rentable”5, denunció Rodríguez Rangel.

Sin embargo, Ricardo Escoto Nuñez, quien también es Presidente de la Asociación de Publicidad Exterior, aseguró en entrevista para este medio de comunicación, que las acusaciones del dueño de ATM son: “Una verdad a medias” pero confirmó que la reunión efectivamente ocurrió. También acusó al funcionario Sergio Rosey Cedillo, asistente del director jurídico de SEDUVI, por la presunta “autorización ilegal” de espectaculares en zonas no autorizadas en incumplimiento de los acuerdos estipulados durante las reuniones.

Siempre según el dueño de Publicidad Rentable, algunos espectaculares registrados en el listado de concesiones o permisos (como término coloquial) se entregaron violando el Artículo 8 transitorio del reglamento de publicidad exterior, en donde se menciona que no se pueden entregar permisos hasta que no se realice dicho reordenamiento: “Concesiones de columnas verdes con anuncios digitales, anuncios en taxis y puestos de lotería con publicidad”.

Finalmente, Ricardo Escoto también denunció que algunas de las empresas se aprovecharon del desastre del terremoto del 19S para colocar sus espectaculares sin sujetarse al proceso de reordenamiento territorial: “Casa publicidad, Carteleras.com, Menige… Hay tres o cuatro empresas que han utilizado el tema del desastre del 19S para acomodar sus espectaculares. Agregó que si existen espectaculares (de cualquier empresa) que aún se encuentran sobre fincas dañadas por el terremoto, es porque no están registradas en el mapa catastral6.

Vendor va por todo

Vendor Publicidad Exterior, S.A .de C.V. es una de las empresas subsidiarias de América Móvil (AMX) actualmente operada por la firma JCD Out of Home México (JCDecaux MX). JCD Out, es el resultado de la alianza de las empresas: Corporación de Medios Integrales (CMI), propiedad de América Móvil con el 40% de las acciones; y, Equipamientos Urbanos de México (Eumex), sociedad controlada por la firma francesa JCDecaux quien conservaría el 60%.

La aparición de la firma francesa en el mercado de la publicidad en México, tomó relevancia tras permitir que la empresa se hiciera con la mayor parte de las acciones de Vendor; eso con el objetivo de expandir por toda la demarcación y fuera de la capital.

Los fines de dicha alianza eran aumentar su capacidad de servicio. Y lo lograron. JCDecaux MX, a través de Vendor, es actualmente la gran operadora de los permisos de publicidad exterior en todas las áreas metropolitanas del país, y no sólo sobre las mamparas con autosoporte7; consigueron: parabuses, centros comerciales y kioskos con publicidad esparcidos por la demarcación capitalina.

La CMI, gracias al acuerdo con JCD Out of Home, ha incrementado sus concesiones de vallas publicitarias de puentes en varias ciudades, particularmente en las áreas metropolitanas de CDMX, Guadalajara y Monterrey, por la operación de la red Metrobús de Guadalajara, así como la de famosos centros comerciales.

 

 

Los santuarios visuales

Crear espacios libres de publicidad es una de las principales recomendaciones realizadas por el Doctor Jorge Márquez Flores, especialista en ciencias cognitivas, quien lleva toda su carrera tratando de explicar las consecuencias, de la contaminación auditiva, cognitiva y visual. Él explica que existen tres conceptos básicos con los que define el impacto de enfrentarse con elementos ajenos al ambiente natural (incluso en panorámicas urbanas).

Basado en esos elementos, el Doctor Márquez explica las afectaciones a las que se ven expuestos los citadinos al recorrer la ciudad: “Cuando voy transitando por la ciudad y aparece algo que no me interesa, tengo que hacer un esfuerzo adicional para mantener lo que sí me interesa, los flujos (como ir manejando, caminando o estar de pie). Y no necesito tener desplazamiento para que un espectacular se convierta en ruido. Ya que si veo un espectacular, que no tiene que existir, el desplazamiento es irrelevante para que exista el ruido o distracción.

Puedo quedarme simplemente parado y tratar de tener la lectura de un paisaje, del entorno, los rostros de la gente y además un espectacular. La lectura de ese paisaje, es un proceso cognitivo: el de interpretar, de ver, leer o de irritarme. Y un espectacular puede estar distrayéndome de mis pensamientos que sí me interesan. De modo que todo esto, quizás un poquito tortuoso, es muy fácil de comprender… Los anuncios comerciales perturban toda esta actividad cognitiva que debería ser más orgánica, con mensajes que muchas veces son violentos y/o misóginos”.

Como consecuencia a la exposición constante que, Márquez Flores, denomina: “Sobredosis visual”, se explica que existen personas más tolerantes a la exposición cognitiva y que no se ven fuertemente afectadas, dada su capacidad para ignorar un mensaje, pero también, existen personas más vulnerables a las que la constante exposición les afecta el sistema nervioso. De modo que estas personas más vulnerables, sufren de estrés, enojo, se vuelven incluso alérgicas.

La recomendación de los “santuarios visuales” no es absoluta. El académico explica que si no existe un programa integral de soluciones, los resultados de los santuarios serán mínimos comparados con la vorágine de espectaculares instalados en la CDMX.

El escenario para el investigador es parcialmente fatalista. Comenta que este problema podría resolverse con regulaciones, pero el nivel de influencia de la industria sobre los funcionarios públicos, impide su correcta aplicación. La sobredosis visual además ser un problema de salud es una lucha de poder entre empresarios.


Historia de Ricardo Balderas, editada por Eduard Martín-Borregón

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *