Broche de oro para empresa que interfirió en elecciones


2019-01-09  | 
|  Compartir en:

Durante el sexenio del priista Enrique Peña Nieto (EPN), la empresa de comunicación y marketing digital, Agavis Digital S.C, sancionada por intervenir en periodos de veda electoral, logró conseguir más de 131 millones de pesos en adjudicaciones directas.

Agavis Digital pasó de dirigir la campaña electoral del partido triunfador (Partido Revolucionario Institucional) en el 2012, a ser proveedor de casi todo el gobierno federal con el privilegio de siempre: No concursar para ganar contratos. Los últimos tres años de priismo fueron donde se concentraron las adjudicaciones para Agavis; hasta finales del primer trienio de EPN, la empresa había recibido escasos 47 contratos, pero en la segunda mitad del mandato la agencia logró posicionarse como la favorita del sexenio priista, triplicando sus contratos. Más del 60% de ellos fueron durante ese periodo.

Agavis recibió dinero principalmente de las siguientes dependencias: el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI), Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y el Instituto Nacional de las Mujeres (INMujeres). Todas ellas adjudicaron de la misma manera la publicidad de los programas federales pese a que cada una cuenta con un departamento de comunicación interna que bien podría realizar las compras de campañas en redes que delegaron a esta empresa.

En casos como el del Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS) y el gobierno del estado de Nuevo León, el registro de Agavis como proveedor fue actualizado hace a penas dos meses (08 de noviembre de 2018), por lo que podrán continuar concursando o cobrando del presupuesto público.

¿Quién es Agavis Digital?

Los servicios que Agavis ofrece en su sitio de Internet tienen una pestaña específica pero no están disponibles para su consulta, además los apartados de navegación con los que un usuario pudiera conocer la empresa, son siempre los mismos. En general, la empresa de marketing digital con más de 5 años de contratos con el gobierno, no tiene un sitio de Internet finalizado o completo con el que se pueda corroborar que efectivamente son expertos en la materia1.

Pero según los contratos de los que PODER posee copias y registros públicos, los servicios por los que se ejercieron esas contrataciones fueron para realizar campañas publicitarias en redes sociales, contratación de spots publicitarios en canales donde el gobierno había realizado licitaciones directamente con el proveedor, o bien, por la realización de la imagen corporativa de diferentes dependencias del gobierno mexicano o sus campañas.

La empresa en cuestión debutó en la opinión pública cuando EPN logró ocupar la silla presidencial, y que Agavis había construido su campaña en lo que fue una de las disputas presidenciales más complicadas del país2. Se trata de una agencia presuntamente especializada en marketing fundada por el ex trabajador de Google (como él mismo se presenta), Aarón Fernández Medina que constantemente aparece en medios de comunicación como empresario emprendedor3.

Sin embargo, esa misma campaña que catapultó a Agavis, fue acusada en múltiples ocasiones por atacar a los contrincantes vía redes sociales, generar información falsa, o bien, apoyar sus propuestas para aparentar mayor aceptación en la audiencia, como pasó con las Reformas Estructurales4. El caso fue tan estudiado que en algún momento se le denominó el “Twitter Gate”. Esa guerra orquestada en redes sociales es sólo la punta del iceberg de lo que escondió la campaña presidencial y la empresa que la ejecutó5.

El historial cuestionable de la comunicación y Agavis

Durante los comicios intermedios de 2015, la tarde anterior a la votación, el sábado 6 de junio y ante el miedo del bipartidismo por no alcanzar la cuota de votos requerida para garantizar la mayoría del PRI y del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en la Cámara de Diputados, se violó la veda electoral con ayuda de Agavis.

Según se relata en el oficio presentado en los Tribunales Electorales con número: “SRE-PSC-26/2016”, el PVEM con ayuda de la empresa Agavis y Google Operaciones de México S. de R.L de C.V, transgredió con propaganda partidista la veda electoral realizando contratos con personajes de la farándula, para crear en las redes sociales una ola (con hashtags) de apoyo electoral a Manuel Velasco y su tercer informe de gobierno. Según el documento emitido por los tribunales, se habría violado el artículo 134, párrafo octavo de la Constitución Federal.

Google mediante una carta a los tribunales electorales especificó que su empresa únicamente ejecuta de manera mecánica las campañas de publicidad que son totalmente responsabilidad de los contratantes, siendo Agavis Digital S.C la responsable total del ilícito señalado.

Ante el hecho, la sociedad civil se pronunció en contra de esas malas prácticas con indignación; en respuesta, los dirigentes del Partido Verde y las televisoras involucradas replicaron que sus empleados sólo expresaron libremente su preferencia política. Pero no fue así.

En Agavis Digital, comenzaron a utilizar las decenas de cuentas (entre falsas y reales) que controlan para crear una oleada de apoyo al PVEM. Al igual que lo hicieron con la campaña de EPN.

El caso más escandaloso sucedió el día de la jornada electoral, cuando el entonces director técnico de la Selección Mexicana de fútbol, Miguel “El Piojo” Herrera, que estaba en el foco de la atención porque ese día el equipo nacional jugaba contra Brasil, comenzó a utilizar sus redes sociales para apoyar la campaña del PVEM, violando así el Código de Ética de la Federación Mexicana de Fútbol y las leyes de veda electoral6.

Pero la historia no culminó con el entrenador. Tiempo después de la revelación de figuras públicas apoyando a Manuel Velasco, también hubo una ola de denuncias de influencers que acusaron la contratación de su competencia para influir en el voto7.

El acto denunciado en esta ocasión, no incluía la violación a los tiempos de campaña, sino que aludía al apoyo direccionado de políticos. Al personaje Chumel Torres se le acusó de apoyar al priismo (atacando a la competencia) durante casi todos los procesos electorales recientes.

Finalmente, el expediente donde los Tribunales Electorales dictaron las sentencias en contra de Agavis quedó marcado con el folio antes mencionado, únicamente bajo el argumento de haber infringido las leyes electorales al dar difusión extraterritorial de publicidad relacionada con el tercer informe de gobierno de Manuel Velasco Coello en Internet. Sobre la compra de figuras públicas o de la farándula para beneficiar partidos políticos o la manipulación de la información en redes, no hubo sanción ni pronunciamiento.


Historia de Ricardo Balderas, editada por Eduard Martín-Borregón y Claudia Ocaranza.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *