Vender software al gobierno: el gran negocio transexenal de Aramburuzabala


2018-07-25  | 
|  Compartir en:

María Asunción Aramburuzabala Larregui, de 55 años, es la mujer más rica de América Latina. Tuvo que vender sus acciones de Grupo Modelo y a la muerte de su padre, fundó junto a su madre y hermana el Grupo Tresalia Capital, S.A de C.V, con el que destacó como empresaria y gracias al cual volvería a la cervecería por la puerta grande y perduraría como ofertante de los gobiernos en transición.

Menos conocidas son sus inversiones en software. Gracias a información obtenida vía Méxicoleaks, se pudo corroborar que con este rubro de ventas, Aramburuzabala consiguió contratos por una suma superior a los 20 mil millones de pesos en la administración del priista Enrique Peña Nieto (EPN), a pesar de que en ese periodo habría tenido una licitación paralizada durante tres años por malas prácticas.

SixSigma Networks México, S.A. de C.V. es una empresa registrada como mediana, dueña de la marca KIO, que brinda servicios de tecnología de la información. La compañía, conocida como “el patito feo de la multimillonaria”1, ofrece una gama de servicios y soluciones para los sectores público y privado en México, Panamá, Guatemala, República Dominicana y España. La calificadora Standard and Poor’s (S&P) evaluó en 2015 los bonos de SixSigma como “basura”2.

La empresa de Aramburuzabala, a juzgar por sus contratos, ha sido indispensable para los gobiernos de los últimos dos sexenios. SixSigma y sus subsidiarias han ganado 32.8 mil millones de pesos en licitaciones públicas del gobierno entre 2006 y 2018.

Con la administración de Felipe Calderón (2006-2012), obtuvo 12,892,656,281.66 pesos; mientras que con la de Enrique Peña Nieto (2013-2018), obtuvo 19,821,164,965.59. En cambio su competencia, Oracle Corp, empresa de reputación internacional y con filial en México, sólo obtuvo contratos por poco más de 2 mil millones de pesos en el mismo periodo.

En total, la administración del Partido Revolucionario Institucional (PRI) le otorgó 35 contratos, de los cuales 19 fueron por adjudicación directa, 10 como licitaciones públicas que ganó la empresa y 5 por invitación a tres participantes o más. Todos ellos en el ramo tecnológico.

El fin de las contrataciones con el gobierno habría sido el declive de SixSigma. A finales de 2015, con la terminación de uno de los mejores contratos de la empresa, para ofrecer servicios de video-vigilancia a la administración del entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa, y aunado al alto índice de endeudamiento de la empresa, la calificadora S&P evaluó los bonos de Six Sigma como “basura”3.

Aunque la calificadora S&P degradó a los bonos de la empresa tecnológica de la mujer más rica de México por debajo de la categoría habitual, SixSigma está posicionada para aprovechar “el crecimiento” como mayor proveedor de servicios de tecnología de la información en México4.

Licitación en disputa

El titular del SAT en 2015, Aristóteles Núñez, invitó a SixSigma e IBM a concursar por una licitación de un contrato de ocho mil 500 millones de pesos (sin IVA) para modernizar el sistema aduanero5. Dicho contrato sería el más ostentoso en manos del priismo. Se trata de una operación aduanera que puso en tela de juicio los procesos de licitación del gobierno federal debido a su apelación en tribunales.

El mismo año que la calificadora S&P usó una mala nota para la empresa de Aramburuzabala, ésta concursaba para obtener la licitación del Proyecto de Integración Tecnológica Aduanera (PITA). Pero el caso se judicializó debido a las múltiples quejas recibidas durante las juntas aclaratorias donde los ofertantes exponían sus inconformidades; la dependencia convocante tuvo que suspender el concurso en lo que transcurrían los procedimientos legales.

De los cuatro consorcios y dos empresas que participaron en el concurso, solamente una entregó el 100% de la documentación solicitada en las bases; esta empresa fue Integradores de Tecnología. Aunado a ello, en ese mismo proceso llegaron cerca de cinco mil aclaraciones que derivaron en complicaciones legales6.

La sesión fue suspendida el 9 de diciembre del 2015 y reanudada al día siguiente con el objetivo de analizar y notificar de las inconformidades a las empresas participantes.

Pero no fue sino hasta 2018 que el Decimoquinto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, emitió la resolución del falló a favor de SixSigma y se le otorgó la victoria del contrato7. El SAT finalmente confirmó y quedó registrado el precedente en el Expediente 9253538.

La mujer que logró todo

Aramburuzabala fue la primera mujer en ocupar un sitio en el consejo de administración de la Bolsa Mexicana de Valores (entre 2003 y 2006) y la segunda en ocupar un lugar en el Consejo Mexicano de Negocios (CMN, en 2015); ha invertido en los sectores bancarios, de telecomunicaciones, transporte e inmobiliario.

La empresaria actualmente es vicepresidenta de la junta directiva de Televisa y Grupo Modelo, ésta última donde su abuelo, Félix Aramburuzabala, fue fundador en 1952 y donde su padre, Pablo Aramburuzabala Ocaranza, fue accionista mayoritario. Marisun (como es conocida en el mundo de la farándula) además es integrante de más de una decena de consejos de administración en empresas con operaciones transnacionales como Aeroméxico, Banamex o Fresnillo PLC.

Tras el fallecimiento de su abuelo, el magnate español Félix Aramburuzabala, exdueño y miembro fundador de la cervecería Grupo Modelo, Aramburuzabala Larregui tomó las riendas de la fortuna familiar, pese a que la primer heredera sería su madre, y con ese dinero constituyó una empresa de inversiones a la que denominó Tresalia Capital, S.A de C.V; gracias al éxito de la empresa logró posicionarse como la empresaria más poderosa de México.

Ahora, con el cambio de administración en puerta, a la empresaria se le reconoce como una de las integrantes del grupo en el CMN que apoya al nuevo presidente electo Andrés Manuel López Obrador. Incluso, se posee registro de que firmó el “Acuerdo Político por Unidad” promovido por el partido Morena9. Si las cifras de SixSigma continúan para el próximo sexenio, Aramburuzabala lograría ser una empresaria políticamente inamovible.

__

Historia de Claudia Ocaranza y Ricardo Balderas; editada por Eduard Martín-Borregón.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *