El santuario de la tortuga marina amenazado por empresa acusada de daños ambientales


Phillipe Guillaume. Flickr. CC.
Phillipe Guillaume. Flickr. CC.
2018-04-11  | 
|  Compartir en:

La Calma Eco Resort Luxury ha iniciado solicitudes de permisos federales a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), para construir en el santuario de las tortugas marinas en Quintana Roo. El proyecto lo lidera Palmares del Country, S.A. de C.V. propiedad de Jorge Gómez Vázquez Aldana quien es dueño de una empresa tapatía acusada de provocar daños ecológicos.

La empresa G.V.A. Edificaciones, S.A. de C.V., propiedad de Gómez Vázquez Aldana, está construyendo un complejo de 22 mil viviendas junto al bosque El Nixticuil en sociedad fideicomisaria con el Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco (Ipejal). El proyecto está en disputa por causar daños ambientales y despojo en el bosque, además el consorcio constructor no acató las recomendaciones de la Comisión de Derechos Humanos estatal para respetar la ley de equilibrio ecológico, según acusa un grupo opositor al proyecto1.

No es el único caso, en 2006 los vecinos de la colonia Lafayette de Guadalajara acusaron de irregularidades en la construcción del complejo Horizontes Chapultepec realizado por el Grupo Lar y G.V.A. En esos años Jalisco estaba gobernado por el panista Emilio González, acusado de corrupción por organizaciones de la sociedad civil2.

El Ipejal, gestor de pensiones de Jalisco, es un socio habitual de G.V.A. En 2016 se hicieron públicas inversiones que el instituto hizo en el Fideicomiso GVA Sendero de la Luna, creado en 2006 para desarrollar 160 casas en Puerto Vallarta; y en el Fideicomiso GVA Seprogal-Virgo, de 2012 y para desarrollar el predio El Jagüey3.

Los Gómez Vázquez Aldana, fundadores de G.V.A. Edificaciones en 1974, son conocidos en la industria arquitectónica por ser un desarrollador de proyectos en México y América Latina, además de pertenecer a la élite tapatía y mantener relaciones con políticos cuestionables.

Enrique Dau Flores, expresidente municipal de Guadalajara por el PRI y extitular de la Comisión Estatal de Agua y Saneamiento (CAES) -encarcelado por negligencia por la explosión de unos colectores en 1992- asistió a una ceremonia de reconocimiento4 a José Manuel Gómez Vázquez Aldana, fundador de G.V.A5.

Megaproyecto dañaría el hábitat

Palmares del Country, representada legalmente por Emiliano Quiroz Zavala, está formada por un grupo de empresarios radicados en Jalisco y dedicados al sector inmobiliario a través de muchas empresas diferentes. Los otros socios de Palmares del Country son Sergio Ricardo Acosta Álvarez, que tiene otras dos empresas a su nombre; Guillermo Gómez Vázquez Aldana, que repite en el negocio familiar G.V.A. Edificaciones y también tiene otra compañía registrada; Carlos Silva Corcuera, socio de cuatro empresas además de Palmares; y Rogelio Acosta Morels y Alvarez.

La empresa, que invertirá 21.7 millones de dólares en desarrollar 755 cuartos y dos lagunas artificiales en Xcacel-Xcacelito, considerado santuario para las tortugas marinas, no siempre se llamó Palmares del Country. De 1989, cuando fue fundada, hasta 20016 era Bufete de Ejecución de Desarrollos Integrales, S.A. de C.V., con el folio 303037.

Según el Plan Maestro, publicado en días pasados, el complejo tocará los límites de terreno dentro del Programa de Ordenamiento Ecológico de la Región Corredor Cancún-Tulum, con una política de conservación, en donde supuestamente se respetarán las reservas ambientales8. Sin embargo, a decir de expertos, la frontera entre el área protegida y la que no lo es, es cambiante y no se puede delimitar.

“Hay negligencia en este caso, porque desde hace años estamos pidiendo que se corra la franja protegida, que no llega a la carretera. Como está ahora son 100 metros terrestres y la zona marina, queremos que toda la zona quede protegida, pues todo el ecosistema da las condiciones para que las tortugas puedan desovar más allá del pedazo terrestre protegido actualmente”, dijo a RindeCuentas Guadalupe Rosa, fundadora de MOCE Yax Cuxtal, A.C., una de las asociaciones que está en contra del proyecto.

Proyecto La Calma. Semarnat.

Proyecto La Calma. Semarnat.

20 años de lucha

Este no es el primer intento de depredar el santuario de las tortugas marinas. De hecho, desde hace más de 20 años pobladores y organizaciones de la sociedad civil han estado activos en la defensa del terreno. En 2005 se sometió a Evaluación de Impacto Ambiental un proyecto denominado Bahía Secreta, al que se le negó autorización9.

En 2009 se presentó, con metros de diferencia de Bahía Secreta, un proyecto llamado Punta Carey, a cargo del Fideicomiso Empresarial Punta Carey10, que tenía básicamente las mismas intenciones: construir hoteles. En ese entonces se quería edificar 75 cuartos y un sistema de lagunas artificiales. En 2010 el proyecto fue condicionado debido a distintas irregularidades cometidas por el grupo empresarial11. El domicilio del fideicomiso nunca pudo ser corroborado12.

“Ese santuario es, digamos, la última playa virgen que nos queda en La Riviera”, agregó Rosa. La activista aseguró que en una desde 2001, cuando hubo otro intento de construcción, 90 por ciento de la población se mostró en contra de afectar al medio ambiente.

Historia de Claudia Ocaranza con información de Ricardo Balderas, editada por Eduard Martín-Borregón.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *