Aldesa y Epccor, responsables del Paso Exprés, participan en el NAICM


SCT en visitas al socavón. Secretaría de Comunicaciones y Transportes.
SCT en visitas al socavón. Secretaría de Comunicaciones y Transportes.
2017-07-15  | 
|  Compartir en:

“¡Gracias! Señor Presidente por el Paso Exprés Tlahuica”, se leía en una manta colocada justo detrás de donde se abrió un socavón que cobró la vida de dos personas mientras transitaban por la carretera. Supuestamente la población, ahora afectada, le agradecía al presidente Enrique Peña Nieto por aquella obra. Aldesem, de Grupo Aldesa y Epccor, constructoras del Paso Exprés tienen otro motivo para agradecer: su participación en la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

Estas dos empresas han ganado contratos para participar en la obra estrella del sexenio por más de dos mil millones de pesos. Grupo Aldesa tiene en sus manos una obra tan importante como la construcción de la Torre de Control para el tráfico aéreo en el Edificio Terminal por 1,242 millones de pesos1. Mientras que Epccor en consorcio con Sacyr Construcción México, hará la losa de cimentación del centro de transporte terrestre del nuevo aeropuerto por 1,400 millones de pesos.

Aldesem también ganó los concursos para la construcción de accesos y plataformas para la exploración geotécnica, rehabilitación de tramos de prueba y bacheo somero de caminos existentes dentro del terreno del NAICM por 11 millones de pesos2; y la construcción de accesos y plataformas para la exploración geotécnica para la pista 2 del aeropuerto por cinco millones de pesos3.

Las obras de los contratos menores debieron haber sido terminadas el año pasado, mientras que la Torre de Control, para la que Aldesem hizo consorcio con Jaguar Ingenieros Constructores, y la losa de cimentación de Epccor-Sacyr tendrán que ser entregadas en 2018, según la documentación localizada en Compranet.

México, el mercado más importante para Grupo Aldesa

Para Grupo Aldesa, fundado en España en 1969, México es su mercado en el extranjero con mayor importancia y es una de las diez constructoras más importantes a nivel nacional. Su primera obra pública en México fue la concesión para construir y operar la carretera Arriaga-Ocozocoautla-San Cristóbal en 2007; en 2015 sus ingresos netos fueron mayores en México que en España4.

En la república ha desarrollado obras en 23 estados y le han sido otorgadas diferentes construcciones impulsadas por gobiernos priistas. El grupo está construyendo en el Estado de México el Túnel Emisor Poniente II, de seis kilómetros de longitud, para el desagüe y control de inundaciones. Recientemente Enrique Peña Nieto visitó la infraestructura, que según Aldesa, tiene 91% de avance5.

Aldesa también es parte del consorcio para la ampliación de la Línea 12 del metro, a través de Proacon, una de sus subsidiarias6. Construyó la carretera Siglo XXI en Morelos y la de Coatzacoalcos-Tuxtla y tiene la concesión de ambas a través de su subsidiaria Concesionaria de Autopistas del Sureste. Hizo la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de San José del Cabo a través de su empresa Aldesem y la Terminal 4 del aeropuerto de Cancún, y el lujoso Hotel H10 en Playa del Carmen. Además de realizar trabajos hidráulicos en el Río de los Remedios.

Así, Aldesa respalda sus ingresos anuales en gran parte en los trabajos pendientes que va firmando con el gobierno mexicano. En 2015, por ejemplo, reportó una acumulación de 515 millones de euros por contratos firmados en México y que en 2016 se convertirían en ingresos7.

La firma dirigida en México por Agustín Tejedor Ureta, reportó el año pasado un flujo operativo de 91.1 millones de euros y un ingreso de 846 millones de euros, de los cuales 80% corresponden a sus operaciones fuera de España, como México, Polonia, Perú, Guatemala, Rumania, India y Noruega8. Sus ramas son la construcción, obra pública e industria energética9.

Epccor, relacionada con Gutsa, mantiene contratos

En los últimos cuatro años la mexicana Epccor se ha hecho de once contratos con la administración pública, sin contar el último para el NAICM. Con ellos ha sumado 1,150 millones de pesos. Sólo con el estado de Aguascalientes tiene 517 millones de pesos, cerca de la mitad del total, por cinco contratos, todos para “Terminar la Contrucción y Equipamiento del Nuevo Hospital Hidalgo”.

El costo del hospital superó los 954 millones de pesos que dijo el entonces gobernador Carlos Lozano que costaría. En 2015 el gobierno priista de Aguascalientes seleccionó a Epccor para que retomara las obras del hospital, que estuvieron paradas por más de ocho años10.

Epccor fue señalada en 2015 por estar ligada con la empresa Gutsa, que fue inhabilitada en 2011 por la Secretaría de la Función Pública por anomalías en la construcción de la Estela de Luz en la Ciudad de México11. Epccor fue fundada por los hermanos Juan Diego, José Manuel e Ignacio Gutiérrez Sanz, hijos de Juan Diego Gutiérrez Cortina, fundador de Gutsa12.

Aun así, en 2014 Gutsa asociada con Epccor fue “premiada” por el gobierno de Rafael Moreno Valle en Puebla con la concesión del servicio de agua potable en la zona conurbada del estado por 60 años. La Revista Proceso ha señalado que Gutiérrez Cortina fue cercano al ex presidente Carlos Salinas de Gortari13.

Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes, ha defendido tanto a Aldesa como a Epccor ante acusaciones que señalan que podrían ser responsables de que la mala construcción del Paso Exprés haya provocado el socavón. El funcionario ha culpado a “las lluvias atípicas”; sin embargo, la carretera debió estar preparada para las precipitaciones, ya que incluso Aldesa reporta como posible afectación a sus operaciones en México “las fuertes lluvias de mayo a septiembre”.

Historia de Claudia Ocaranza, editada por Eduard Martín-Borregón.

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *