Engevix, en Lava Jato y en México


Gerson de Mello Almada. Agencia Brasil Fotografías. Flickr.
Gerson de Mello Almada. Agencia Brasil Fotografías. Flickr.
2017-06-02  | 
|  Compartir en:

Engevix Enghenaria dio sobornos a funcionarios brasileños para tener jugosos contratos con Petrobras, lo que le ganó investigaciones y sanciones dentro del caso de corrupción Lava Jato desde 20141. En México participa en la construcción de pequeñas centrales hidroeléctricas con Comexhidro, empresa mexicana acusada de violar derechos humanos.

Engevix es poco conocida en México, a pesar de tener proyectos en diferente materias, desde prestar servicios de ingeniería a cinco pequeñas centrales hidroeléctricas hasta obras civiles en la embajada brasileña en el país2. En el caso de las centrales, su forma de entrar al mercado fue asociándose con empresas mexicanas que son las que tramitan las autorizaciones por parte de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Para al menos cuatro de las centrales (El Gallo en Guerrero, Tecate en Baja California, Zongolica en Veracruz y Cerro de Oro den Oaxaca) Engevix actúa en participación con la empresa mexicana Comexhidro3, que en Puebla ha sido acusada de simular y comprar voluntades para que se aprueben sus consultas previas. Comexhidro mantiene relaciones cercanas con el gobierno mexicano: Salomón Camhaji Samra es director de una de sus subsidiarias al mismo tiempo que es miembro del Consejo Consultivo de la CRE4.

La central de Zongolica, en Veracruz, fue uno de los 112 proyectos de presas concesionados a particulares en 2008 por el gobernador Fidel Herrera (2004-10). La obra fue financiada por el fondo estadunidense Conduit Capital Partners LLC, que también financió varios proyectos latinoamericanos a Odebrecht. La central fue construida sin consulta previa y comprando tierras a pobladores pagando solo siete pesos el metro cuadrado, la obra ha dejado incomunicadas y sin acceso al agua a varias poblaciones indígenas5. Engevix construyó la “casa de máquinas” en una cascada antes usada por los pobladores.

Para la central Cerro de Oro la información es contradictoria. En 2013 la oposición de las comunidades aldeanas que vieron violados sus derechos humanos consiguió cancelar el proyecto. Pero en el reporte de 2016 de Engevix, encargada de la elaboración del diseño básico y ejecutivo del proyecto, se indica que la obra está por iniciar. Comexhidro, vía su subsidiaria Electricidad del Oriente, es la propietaria de Cerro de Oro.

PGR no colabora, Brasil cierra el caso

La principal causa por la que Gerson de Mello Almada, uno de los socios y vice presidente de Engevix fue condenado a 19 años en prisión es que participó en un esquema de corrupción y lavado de dinero entre su empresa y Petrobras6. Según las investigaciones de la fiscalía brasileña, Engevix pagó 11 millones de reales a José Dirceu, ex ministro de Casa Civil durante parte de la presidencia de Luiz Inácio “Lula” da Silva. La tarea de Dirceu era mantener a Renato Duque como director de servicios de la petrolera para que éste siguiera dando contratos a Engevix.

Engevix contratado a Dirceu para ser facilitador en mercados extranjeros, pues desde 2005 la firma abrió representaciones en México, Perú, Argentina, Ecuador y Angola. Tanto Almada como Dirceu aseguraron en sus declaraciones que el único lugar donde Dirceu actuó como intermediario fue en Perú. Ante la insistencia de Dirceu de las posibilidades en México, al afirmar tener “un gran socio ahí”, Almada respondió que “en México la oficina iba bien”, dijo en su declaración frente al juez Sergio Moro, investigador de Lava Jato.

La fiscalía insistió en sus investigaciones que los contratos desde 2008 de Engevix con la empresa consultora JD Assesoria e Consultoria, de Dirceu en realidad eran simulados7. Sin embargo, la falta de colaboración por parte de la Procuraduría General de la República (PGR) de México ayudó a que el Ministerio Público de Brasil no pudiera probar la relación entre Dirceu y Engevix en México.

La justicia brasileña solicitó a finales de 2015 a la PGR el testimonio de Carlos Slim, presidente de América Móvil; Ricardo Salinas Pliego, presidente de Grupo Salinas; y Luis Niño de Rivera, vicepresidente de Elektra, parte de Grupo Salinas, por haber sido clientes de Dirceu.

Una de las preguntas que Brasil pidió a la PGR que realizara a los empresarios mexicanos era si ellos tenían conocimiento o se relacionaron con Dirceu como representante de Engevix, y si ellos o sus empresas hicieron negocios con esa empresa brasileña, que como Odebrecht, realiza obras de prestación de servicios de ingeniería para proyectos energéticos en Asia, América Latina y África.


Lee: Slim y Salinas Pliego llamados a declarar por caso de corrupción Lava Jato, PGR desestimó la solicitud


México negó su colaboración dos veces y la fiscalía de Brasil desistió de llamarlos como testigos. Esto trajo como consecuencia que en la sentencia de los socios de Engevix y de Dirceu, la justicia no pudiera relacionar los contratos entre el ex ministro y la empresa con México, dejando abierta la duda8.

Perú sí colaboró con Brasil y se descubrió que el expresidente peruano Alan García (2006-2011) fue una pieza clave para que Engevix consiguiera contratos en ese país9.

Al salir de la prisión José Antunes compro la empresa por dos reales a sus dos socios, Almada y Cristiano Kok, y actualmente es el director y socio mayoritario. Como parte de su estrategia Engevix se ha dedicado a vender sus activos, incluidas algunas de las obras que controlaba en Brasil10.

Mientras tanto, la empresa mantiene en su web a México como uno de los países donde tiene presencia, incluso indica la dirección y teléfono, mismo que al llamar suena desconectado11. Si la PGR hubiera hecho declarar a Slim, Salienas Pliego y Niño de Rivera en vez de protegerlos seguramente esta empresa que viola derechos humanos hoy no estaría operando.

Autor: Paola Martínez.

Autor: Paola Martínez.

Historia de Claudia Ocaranza, editada por Eduard Martín-Borregón.

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *